EL AGUA Y EL BONSAI



  El agua es unos de los elementos principales para el cultivo de nuestros Bonsai, la labor de este elemento tan preciado tiene la función de disolver los alimentos que se encuentran en el suelo en forma de sales, las cuales son absorbidas por la planta a través de la osmosis.

  Bueno haber como me apaño para explicaros esto y que no suene a plomo de escuela.

    La osmosis es el proceso mediante el cual la planta al tener menos sales en su interior que en el suelo absorbe las sales que  se encuentran en este hasta compensarse las sales de ambas partes o lo que es lo mismo del suelo y de la planta, es por esto que necesitamos el agua para diluirlas y que nuestros árboles  puedan absorberlas  para equilibrar la cantidad de sales, una parte de estas sales son el alimento de nuestros Bonsai. Entendiendo este concepto más adelante cuando explique el abono o el sustrato veremos la importancia de no sobrealimentar a nuestros árboles y ya nos meteremos más de lleno en este campo que tiene lo suyo.

  Por lo tanto el agua tiene que ser de calidad y llevar la menos cantidad posible de sales disuelta para que pueda absorber mas alimento del suelo y eso se consigue con un pre filtro de osmosis, el cual se conecta entre la toma de agua y el grifo estos filtros tienen la capacidad de filtrar el agua y dejarla totalmente sin sales.
           


  También se considera agua de calidad a la obtenida de la lluvia, agua destilada o incluso embotellada.
  El agua que sale del grifo de nuestra casa suele tener un alto contenido en sales y en cal además de llevar cloro para que esta pueda ser utilizada para el consumo humano.

La Cal alcaliniza nuestros suelos subiendo el pH e impidiendo que nuestra planta pueda absorbe  componentes como el hierro además de obstaculizar los poros de las raíces e impidiendo que estas puedan absorbe el agua con la fluidez que normalmente lo  harían, por lo que nuestros bonsai  podrían tener quemaduras en los bordes de las hojas ya que evaporan con más velocidad que con la que absorben. El cloro es un desinfectante antibacteriano para poder hacer el agua potable por lo que aunque sea en cantidades muy pequeñas mata parte de la flora bacteriana del suelo que es totalmente imprescindible para la correcta absorción de los nutrientes. Por eso si no hay más remedio que utilizar el agua del grifo esta debería ser tratada antes de echarla a nuestros árboles, dejándola en un recipiente abierto en el exterior al menos durante tres días para que el cloro se evapore y controlando el pH del agua, en caso de que este sea alto se regula con un acido que se vende en las tiendas especializadas o bien un recurso casero a mano de todo el mundo es echar  unas gotas de vinagre, siempre que se controle mediante un medidor de pH.

  En todo caso siempre que se pueda la mejor agua para nuestros bonsai es la de lluvia o la de osmosis.